Instructivo para ciudadanos húngaros que deseen repatriarse en forma definitiva.

Según las leyes vigentes la repatriación es un derecho constitucional de todos los ciudadanos húngaros. Su única condición es la subsistencia de su nacionalidad, que un ciudadano residente en el extranjero puede probar presentando su pasaporte válido o un certificado de ciudadanía emitido hace menos de un ano. Quien no dispone de ninguno de estos documentos puede presentar la solicitud para obtenerlos en cualquier representación diplomática húngara en el exterior. Si el traslado es urgente y el sujeto dispone de pasaporte extranjero válido y su estadía en Hungría previsiblemente será mayor a 90 días, puede ingresar al país con una visa obtenida en su pasaporte extranjero y presentar su solicitud allí, en la delegación municipal correspondiente a su domicilio o en la Oficina Central de Servicios Públicos Electrónicos y Administrativos, Oficina Central de Documentos, Departamento de Documentos Personales, indistintamente. Si tampoco tiene pasaporte extranjero y el viaje es urgente, puede solicitar un certificado de repatriación en la representación diplomática húngara.

La repatriación se convierte en definitiva cuando el sujeto inscribe sus datos personales y su domicilio permanente ante el notario de la delegación municipal correspondiente al domicilio mencionado y obtiene a continuación su documento de identidad húngaro. El ciudadano poseedor de pasaporte húngaro vigente o de certificado de ciudadanía emitido hace menos de un ano puede ingresar sin restricciones y permanecer en Hungría por tiempo ilimitado sin declarar domicilio ni solicitar documento de identidad, pero en ese caso no podemos asegurar el goce de los beneficios de repatriación, como el ingreso de sus bienes muebles al país libres de impuestos. 

Según la ley vigente el ciudadano húngaro con pasaporte válido en su poder puede viajar al exterior las veces que quiera, sin limitaciones de frequencia.

El derecho húngaro admite la nacionalidad doble ó múltiple como p.e. el argentino, el paraguayo y el uruguayo; de modo que el ciudadano húngaro repatriado puede conservar su nacionalidad y su pasaporte de esos países.

Los húngaros repatriados – bajo ciertas condiciones – gozan de exención aduanera por los bienes muebles que traen o que envían a Hungría desde el exterior (hay un instructivo especial dedicado a los detalles de este beneficio).

El dinero transferido desde el exterior y depositado en una cuenta en divisas abierto a su nombre en un banco húngaro, puede ser conservada en divisas (en cualquier moneda extranjera) o convertido en Forint, según lo que desee. La conversión obligatoria en moneda húngara de parte de las jubilaciones extranjeras (norma bancaria de anos anteriores), ha sido derogada. Los importes depositados en divisas generan intereses en la misma moneda. Las jubilaciones transferidas desde el exterior son exentas de tasas e impuestos.

Si el ciudadano húngaro repatriado se emplea para trabajar, o trabaja por cuenta propia, o goza de una jubilación húngara, tienen derecho a las prestaciones sociales de salud que le corresponden por la ley húngara. Si no trabaja, ni tiene jubilación húngara, puede celebrar un contrato personal con la gerencia de seguro social correspondiente a su domicilio, y obtener prestaciones de salud (médicas), pagando una cuota mensual regulada por ley por este servicio.

Estas informaciones son de carácter orientativo. Para obtener datos más exactos en cuestiones aduaneras, dirijase al Servicio de Información de la Dirección Nacional de Aduanas y Control Monetario:

Dirección: Budapest XIII., Hungária körút 112-114
Teléfonos: (36-1) 470-4121/4122
Telefax: (36-1) 470-4120

El servicio de información telefónica funciona las 24 hs. Atención al público 8-16 hs en días laborables.
Las cuestiones relativas a jubilaciones están asignadas a la Gerencia de Prestaciones Jubilatorias Regionales de Hungría Central:

Dirección: 1081 Budapest, Fiumei út 19/a
Teléfono: (+36-1) 323-6000
Telefax: (+36-1) 323-6116