¡Bienvenido a la web de la Embajada de Hungría en Madrid!

Sería magnífico si todos mis compatriotas interesados en esta página web pudiesen entender la frase anterior, sin embargo, de momento en Hungría siguen siendo pocas las personas que estudian el idioma español. Afortunadamente eso no ocurre con el fútbol, el tenis o el turismo… no hay ningún aficionado húngaro al deporte que no sepa de memoria el nombre de todas las estrellas de LaLiga, el campeonato español de fútbol. Muchos apoyan a Rafa Nadal y cada año un mayor número de húngaros visitan las playas, islas, la capital y las otras ciudades importantes de España.

Yo mismo llegué a Madrid en septiembre de 2019 con la firme intención de, además de las tareas clásicas de la diplomacia, hacer todo lo posible para dar a conocer la cultura húngara en un círculo cada vez más amplio de españoles, para conectar a los científicos húngaros con la vida científica española, así como para que el idioma español sea más conocido y popular en Hungría. Además, considero que una de mis tareas fundamentales es crear unión entre los miembros de la diáspora húngara que vive en España y que forman más de 16.000 personas y poder darles apoyo.   

Durante mi mandato, además me esforzaré para activar las relaciones diplomáticas entre Hungría y el Principado de Andorra, así como promoveré la firma del Acuerdo de Asociación entre la UE y Andorra.

Quiero dar las gracias por el trabajo productivo realizado hasta ahora por la Embajada y el Consulado de Hungría, el Consulado General de Barcelona, los Cónsules Honorarios, así como también quiero hacer hincapié en mi deseo de continuar con todos los pasos previos en aras de fortalecer las relaciones húngaro-españolas, el desarrollo de la economía húngara y la construcción de la cultura húngara.

Haré todo lo posible para que nuestra misión siga ahondando en las relaciones húngaro-españolas satisfaciendo a todo el mundo, así como para prestar rápida y eficazmente ayuda a través del servicio consular a todos los ciudadanos que acudan a nosotros con sus dudas y problemas. En nombre de mis compañeros de trabajo y en el mío propio puedo prometer que invertiremos todo nuestro esfuerzo en alcanzar estos objetivos. O como dicen los españoles: pondremos toda la carne en el asador.